Vecinos morosos en la Comunidad de Propietarios: Cómo reclamar las deudas

VECINOS MOROSOS

 

Uno de los principales problemas para las comunidades de vecinos es la existencia de propietarios morosos que demoran o no abonan el pago de los gastos de la comunidad, con el consiguiente perjuicio para el resto.
Según los últimos datos, 4 de cada 10 comunidades de propietarios en España tiene inquilinos con impagos, con un importe medio de deuda de 1.109 euros por comunidad.
 
El abono de las cuotas ordinarias o derramas para la reforma del portal, arreglos de fachada o la instalación del ascensor son los conflictos más habituales entre propietarios, frente a los cuales se pueden tomar medidas legales.
 
El hecho de no estar al corriente de las obligaciones de pago no da derecho a la Comunidad a privar al vecino moroso de servicios comunes, como cortar el agua o suministro de gas. Es la Ley de Propiedad Horizontal la que regula los derechos de los propietarios morosos, que únicamente puede privarle del derecho a voto. En concreto, el artículo 15 establece que “quienes no estén al corriente en el pago de todas las deudas vencidas con la comunidad y no hubiesen impugnado judicialmente las mismas o procedido a la consignación judicial o notarial de la suma adeudada, podrán participar en sus deliberaciones si bien no tendrán derecho de voto”.
 

La vía adecuada para la reclamación de las cuotas es la judicial. Una vez que la junta de propietarios ha agotado la vía amistosa con el deudor sin posibilidad de acuerdo, podrá emprender acciones judiciales en un plazo máximo de tres meses desde la fecha del acuerdo de la junta de propietarios.

Lo habitual es que la reclamación del pago de las deudas se tramite a través del procedimiento monitorio. Consiste en cursar una petición por la que el juzgado requerirá al deudor para que pague en el plazo de 20 días. Si el propietario no está conforme y se opone a pagar, la comunidad de propietarios puede continuar su reclamación interponiendo un proceso judicial ordinario.
 

No obstante, el procedimiento monitorio no es obligatorio, y se puede cursar la reclamación judicial directamente sin dar este paso. En este caso, será la misma junta de propietarios quien previamente deberá aprobar la demanda judicial con el voto de la mayoría de los propietarios.

Una vez iniciada la demanda por vía judicial, el juez reclamará al vecino deudor la devolución del dinero que debe, pudiendo incluso embargar sus cuentas y bienes. En el caso de que el deudor sea un banco, una caja de ahorros o una promotora inmobiliaria, el procedimiento a seguir es el mismo.
 

El proceso judicial en este tipo de casos suele ser rápido y concluir con la condena del deudor, tanto al pago de la deuda como de los intereses pendientes o de las costas del juicio.

En Belén Polo Abogados garantizamos la mayor diligencia en la redacción de acuerdos y/o procedimientos judiciales en materia de comunidades de vecinos. Le animamos a que nos consulte su caso para estudiar su viabilidad ante un tribunal.
 
Foto:

 

Designed by jeswin / Freepik

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más Información