Mi hijo ya es mayor de edad: ¿puedo pedir la extinción de la pensión alimenticia?

AbogadosDivorcioOurense

 

Una de las dudas que con más frecuencia nos plantean los clientes tras un divorcio contencioso es hasta cuándo se debe pasar la pensión de alimentos y si es posible pedir su extinción una vez que el hijo ha alcanzado la mayoría de edad.

La obligación de prestar alimentos a los hijos se fundamenta en los artículos 39.3 de la Constitución Española y 142 del Código Civil, y abarca “todo lo indispensable para el sustento, habitación, vestido y asistencia médica de los hijos, así como su educación e instrucción y aún después cuando no haya terminado su formación por causa que no le sea imputable”. El pago de la pensión de alimentos no puede dejar de abonarse de forma automática al cumplir los 18 años, pero tampoco puede durar un tiempo indefinido.

El Tribunal Supremo en sentencia de 21 de septiembre de 2016 dictó a propósito de la pensión de alimentos de una hija mayor de edad, que esta obligación “se extiende hasta que éstos alcanzan "suficiencia" económica, siempre y cuando la necesidad no haya sido creada por la conducta del propio hijo”.

En los últimos años los tribunales han matizado las causas por las que se puede reducir o extinguir la pensión alimenticia, aduciendo abandono o desidia en la conducta del hijo/a, no haciéndole merecedor o merecedora de la misma.

En Galicia, la Audiencia Provincial de A Coruña ya estimó en 2013 el recurso de un padre solicitando la rebaja de la cuantía de la pensión alimenticia a favor del hijo mayor de edad. En aquel caso, se trataba de un joven de 20 años de edad, que aún estaba estudiando el ciclo de Educación Secundaria.

Según la sentencia que podéis leer aquí, “no puede permitir que se lleguen a situaciones donde los jóvenes tengan que ser mantenidos por sus progenitores, cuando no muestran un deseo de verdadera integración en el mercado laboral, ni de cumplir con sus obligaciones de formación. No puede ampararse lo que actualmente se denominan "ninis", ni el parasitismo social”.

En similares términos y más recientemente la Audiencia Provincial de Albacete retiró la pensión alimenticia de 600 euros que pagaba un padre divorciado a su hija de 24 años, por el “nulo aprovechamiento” de sus estudios. En la sentencia argumentó que “no es admisible que se obligue al padre a hacer el sacrificio económico que supone el pago de la pensión” sin que la hija “emplee su tiempo en formarse adecuadamente de cara a la obtención de un medio de vida que le permita independizarse”.

Llama la atención que en algunos de los procedimientos que se tramitan en los juzgados gallegos en los que los padres instan el cese del pago de la pensión, los jóvenes beneficiarios superan la veintena. Este mismo año el juzgado de Primera Instancia nº 5 de Vigo estimó la demanda de un padre, acordando la extinción de la pensión que se había establecido a favor de sus tres hijas hacía 33 años, cuando eran menores, en la sentencia de separación de 1985.

Asimismo, la sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid de 12 de abril de 2016, no solo declaró la extinción de la pensión que venía abonando un padre a su hijo mayor de edad, sino que la declara extinguida "retroactivamente", desde la fecha de interposición de la demanda. Con esta medida se trataba de evitar un enriquecimiento injusto del hijo, que estaba trabajando desde antes de la interposición de la demanda, percibiendo ingresos suficientes y superiores a la cuantía establecida en concepto de alimento.

En Belén Polo Abogados somos especialistas en Derecho de Familia y ofrecemos asesoramiento profesional en el procedimiento a seguir para solicitar la modificación de medidas, como la reducción o cese de la pensión de alimentos, impuesta por sentencia de divorcio.

 

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más Información